Volveremos en septiembre

vacaciones-apadrine-un-freelance-caligramma copia

Necesitamos desconectar un poco, relajarnos y disfrutar de unos días paseando por la orilla, jugando con la arena o por qué no, tomándonos un buen mojito en una terraza. Pero volveremos con las pilas bien cargadas, con muchas ganas y muchas más cosas por descrubiros. Porque esto no es un adiós, es un hasta pronto.

Sed buenos, portaos bien y no os olvidéis de nosotras… que cuando menos lo esperéis, estaremos de vuelta con nuevos e interesantes post y metiéndole mucha caña a Marketing for beginners, que ya sabemos lo mucho que os ha gustado 😀

¡Felices vacaciones!

Marketing o con la lección bien aprendida

Llega el veranito y aunque no se puede bajar la guardia (el marketing está ahí fuera), os vamos a dar un poco de tregua con nuestras lecciones tal y como las conocéis hoy. Así que toca hacer repaso de todo lo aprendido hasta ahora.

En 20 lecciones nos ha dado tiempo de conocer al gran Kotler, a McCarthy y a Maslow… y un montón de términos y nombrecitos que nos harán parecer unos entendidos del marketing:

marketing for beginners_lección 20_caligramma

Hemos aprendido a querernos como somos (características del producto) y que si no somos los más guapos (características del mercado) al menos podemos jugar la baza de la simpatía (diferenciación). Sabemos lo difícil que es conquistar (objetivo) a una mujer (cliente) y tener algo con ella (relación comercial). Y que hay que hay currárselo (estrategia) un poco más allá del “me da igual, vamos donde tú quieras” (generar valor).

Sabemos también que cuando encuentras a alguien (cliente potencial) que te mola (segmentación) no hay que perder la oportunidad (acción) para pedirle el teléfono (construir bbdd), que el que no corre vuela (timing). Pero que es muy importante la manera de entrarle (adecuación del mensaje) y que está prohibido escribirle (comunicación) whatsapps a las cinco de la mañana (planificación de medios).

Que para que te haga un poquito de caso, hay que saber trabajárselo (argumentos de venta). Que una vez que ha accedido a tener una cita contigo (compra), para mantenerla contenta (grado de satisfacción) hay que tener detalles con ella (fidelización). Que lo que digan sus amigas va a misa (prescriptores/recomendaciones) y que mientras más retrases lo de conocer a su madre (competencia) mejor.

Que los amores de verano (estacionalidad) molan, pero que parece que al llegar el invierno todo cambia (comportamiento del consumidor) por alguna razón (identificación del problema), porque por mucho que queramos, las mariposas en la barriga no duran para siempre (ciclo de vida del producto) por lo que cuidadito con contestar a todo sí (análisis DAFO) en caliente.

Y que si lejos de la playa (nuevo mercado), ya con el frío (nuevos medios) el tema no funciona (cliente infiel) y llega el momento del “no eres tú, soy yo” (fuga de clientes) habrá que plantearse un cambio de planes (estrategia) y un nuevo ligue (objetivo), que a Rey muerto, rey puesto (reposicionamiento) éste ya con planes de cine y calefacción (valor añadido).

Ea, señores, pues ya sabéis. A disfrutar de las posibilidades del veranito (corto plazo) y nos vemos en septiembre para la valoración de resultados 🙂

Los 10 mandamientos del marketing + versión alternativa

Hacía ya mucho que no mencionábamos al padre del marketing moderno, el gran Kotler. Así que hoy vamos a tirar de él y de sus 10 mandamientos del marketing. Si te dedicas a esto, te recomendamos que los interiorices  y que los  tengas bien presentes:

marketing-for-beginners-lesson-19

1. Ama a tus clientes y respeta a tus competidores.
2. Sensibilízate ante el cambio y muéstrate dispuesto a la transformación.
3. Cuida tu nombre y sé claro respecto a quién eres.
4. Los clientes son diferentes; dirígete primero a aquellos a los que más puedas beneficiar.
5. Ofrece siempre un buen envase a un precio justo.
6. Muéstrate siempre localizable y lleva la buena nueva.
7. Consigue clientes, consérvalos y haz que crezcan.
8. Sea cual sea tu negocio, es una empresa de servicios.
9. Perfecciona continuamente tu proceso de negocio en términos de calidad, coste y entrega.
10. Recaba información relevante, pero utiliza tu sensatez para tomar la decisión final.

Y como ya es habitual en ‘Marketing for beginners’, nosotras os dejamos nuestra visión particular sobre lo que deberían ser ‘Los otros 10 mandamientos del marketing’.

1. No copiarás de manera infame a tus competidores: Que… hombre, tenerlos controlados y saber lo que están haciendo sí, pero sacar campañas calcadas está feo.
2. Serás un súper friki (aunque no lo reconozcas en público). Hay que estar al día de todo lo que vaya saliendo.
3. No pedirás cambios a la agencia porque sí, basados en pelines, pizcas, miajas…
4. No te acordarás de la madre del mensajero cuando surja ese problemón de última hora (porque siempre surge). La criatura no tiene la culpa.
5. Rezarás por dentro eso de “uno, dos, tres, yo me calmaré todos los veréis” cuando ese cualquiera venga a darte lecciones de marketing.
6. Aplicarás el sentido común sobre todas las cosas.
7. No asegurarás nunca que una campaña funcionará al 100%.
8. Seguirás trabajando de manera incansable aún sabiendo que nunca nadie te dará las gracias.
9. Realizarás sin protestar (aunque se permite refunfuñar) tareas históricamente  mal atribuidas al departamento del marketing.
10. No utilizarás la palabra gratis en vano.

Pues ahí lo tienes. Si eres capaz de llevar a cabo la versión oficial y la alternativa de estos mandamientos, te convertirás en eso, un súper crack de esto del marketing 🙂

Marketing: de la práctica a la teoría

Si la semana pasada hablábamos de lo distinta que es la teoría que cuentan los libros con la realidad de la práctica en cualquier departamento de marketing, esta semana vamos a hacer lo contrario. Vamos a partir de algunas situaciones que suceden en el día a día y le vamos a intentar da un significado teórico.

Marketing y lo gratis

Caso 1.

Práctica: Confirmaste un presupuesto de impresión de 50.000 folletos sin darte cuenta que no iba incluido el acabado brillo.

Teoría: Hay que adecuar la comunicación a las tendencias actuales del mercado. En la actualidad el toque retro y vintage es lo más.

Caso 2.

Práctica: Terminas de presupuestar las acciones del plan de marketing  que tienes que presentar mañana y te has pasado del presupuesto asignado, por lo que reduces algunas partidas así a ojo y ya te pelearás negociando precios llegado el momento.

Teoría: El presupuesto de marketing refleja por partidas el gasto en el que incurrirá el departamento en el próximo ejercicio y a día de hoy estos números son lo más aproximados posible.

Caso 3.

Práctica: La agencia te presenta tres creatividades de cara al lanzamiento de la próxima campaña. Dos que no hay por dónde cogerlas y una que más o menos se salva.

Teoría: “Hemos trabajado intensamente en las propuestas, a todas ellas le hemos dedicado un cariño y esfuerzo muy especial siguiendo punto por punto lo indicado en el briefing que nos facilitaste”, la agencia dixit.

Caso 4.

Práctica: ¿Qué le vamos a hacer? aunque suene duro somos así:  “Culo veo culo quiero”

Teoría: Una de las acciones más efectivas y rentables del marketing es ‘El boca a boca’ (Worth of mouth), técnica que consiste en pasar información de unos a otros a través de recomendaciones.

Caso 5.

Práctica: Contratasteis una azafata para repartir una prueba de producto en la última feria especializada a la que acudisteis y la mayoría de la gente de la cola llevaba bolsas llenas de bolis, libretas, folletos… de uno y cada uno de los stands presentes en el pabellón.

Teoría: El sampling (reparto de muestras de producto) es una técnica muy útil para hacer que tu público objetivo vea, toque, pruebe el producto y lo interiorice de forma más natural.

Porque la realidad siempre supera cualquier guión. Por mucho que los de marketing queramos tenerlo todo controlado esto es prácticamente imposible, los humanos somos impredecibles. Lo que sí se agudiza y mucho es el ingenio y la improvisación. Aprendes rápido a darle una explicación lógica a todo aquello que sucede sin haberlo planeado.

La Pirámide de Maslow o “quiero una novia y la quiero ya”

Hoy vamos a realizar un caso práctico:

Imagina que eres Pepe, tienes 18 años, acabas de terminar el instituto y el año que viene te marchas del pueblo a estudiar Económicas a Madrid. ¿Cómo prevés que evolucionarán tus necesidades una vez que pongas un pie en la Universidad? Te damos 5 posibilidades y tú tienes que ordenarlas por orden de prioridad:

1. Conseguiras un techo donde dormir.

2. Te harás con un grupo de amigos con los que liarla los findes.

3. Te echarás novia.

4. Aprenderás a cocinar que ni el mismo Karlos Arguiñano.

5. Conseguirás que te nombren presidente del comité estudiantil.

¡Ay, pillines! Que ya veo que muchos habéis puesto la novia en primer lugar ;P

Este ejemplo nos sirve perfectectamente para explicar la Pirámide de Necesidades de Maslow:

pirámide_maslow_marketingforbeginners

Saber de qué va ésta puede ayudarnos a establecer las diferentes condiciones que tiene que reunir nuestro producto para satisfacer plenamente las necesidades de nuestros clientes. De nuevo explicamos estos niveles a través de ejemplos prácticos:

1. Necesidades básicas: Que no falten esas buenas barbacoas y esos botellones y dormir los findes hasta mediodía.

2. Necesidades de seguridad y protección: Conseguir una casita buena, bonita y barata aunque sea compartida con otros cinco.

3. Necesidades de pertenencia: Hacer de la cafetería de la facultad tu bar de confianza donde jugar los campeonatos de mus con tus compis y donde encontrarte con tu novieta.

4. Necesidades de estima: Te convertirás en el delantero de moda del equipo de fútbol sala y lo salvarás del descenso.

5. Necesidad de autorrealización: Obviamente después de lo mucho te has esforzado podrás dedicarte a lo que quieras.

Según Maslow para alcanzar el último nivel, necesitarás pasar y completar el resto de niveles y necesidades inferiores.

Algunos dicen que esta clasificación está ya un poquito obsoleta aunque sigue siendo una clasificación muy compartida. Así que va a ser que después de todo no eres tan depravado o romántico si elegiste lo de echarte una novia en primer lugar ;P

El marketing o “si tienes lo que hay que tener”

¿Estás pensando en dedicarte al marketing? ¿Te suena a que es cosa fácil? ¿Crees que cualquiera puede hacerlo? Querido amigo, ¡ay! cuánto te queda por pasar…

Dejando a un lado las diferencias que todo buen profesional del marketing tiene con los diseñadores gráficos y creativos (qué sería esto sin esas ‘peleillas’)  con los que siempre mantendremos una relación amor-odio o con los del departamento financiero (los que siempre nos miran mal cuando les pedimos pasta) con los que la relación siempre será de odio-odio ;P os vamos a contar todas aquellas cualidades que debes tener y reforzar si quieres sobrevivir en este mundillo llamado Marketing.

marketing_for_beginners_lesson15

En realidad sería un poco como definir al novio ideal (vale para el modo femenino igualmente). Este tiene que ser como mínimo…:

Atractivo, seductor, de esos que van a correr por la mañana pero que les gusta salir de fiesta un viernes por la noche. Interesante, con buena conversación, don de gentes, educado, buena persona, buen amante, atento, que se acuerde de felicitar a tus amigas y a tu madre por sus cumpleaños. Que te haga reír. Que esté al tanto de las tendencias, que sepa lo que son las mechas californianas y diferencie entre el color coral y el naranja. Que proponga un plan algo más excitante un domingo que ir a lavar el coche. Que sea paciente, abierto, educado y que te ayude a elegir entre falda o pantalón el día de la boda de su hermana. Que sepa optimizar y sacar el máximo partido a los billetes de 20 euros. Que sepa montar un mueble de Ikea sin refunfuñar. Detallista. Que sepa que los calcetines blancos con vaqueros están más que prohibidos. Trabajador, sincero y alegre. Que no deje pasar más de una hora para contestar después de recibir tu whatsapp. Con capacidad para leer la mente y entre líneas, con sentido común, sin miedo al compromiso, todoterreno, que le guste Murakami, que haga sudokus, caballeroso, positivo, optimista, seguro de sí mismo…

Casi nada ¿verdad? Pues traducido a los profesionales del marketing vendría a ser:

Persuasivo, multidisciplinar, buen comunicador, que sepa aceptar las críticas, con capacidad de reacción y de organización. Creativo, buen estratega, conseguidor, resolutivo, buen planificador, visionario, líder, con dotes comerciales, con conocimientos de psicología, literatura, economía… Con gran motivación, capacidad analítica y alto positivismo, que sepa delegar, que sea un buen administrador, que trabaje bien baje presión… que esté en facebook, twitter, linkedIn, pinterest, foursquare…

A ver, los de marketing siempre estararemos en medio como el jueves y seremos mirados con recelo por jugar con dibujitos que no hemos pintado nosotros. Tendremos que justificar nuestras decisiones con  los de arriba, con los de abajo y con los de en medio. Y tendremos que seguir aprendiendo a escuchar críticas ‘constructivas’ de cualquiera que pase cerca de nuestra mesa.

Esta profesión es gratificante y decepcionante a veces, apasionante y estresante a partes iguales y con todo eso, ¡nos encanta! porque ¿qué sería esta vida sin un buena dosis de marketing? 🙂

El “algo habrás hecho” del marketing

Sí, todos tenemos (por no señalarnos a nosotros mismos) al típico amigo al que le ha pasado. Su novio/a lo dejó sin ningún motivo aparente. ¿Sin ningún motivo aparente? Como diría mi madre “algo habría hecho”.

En toda relación, ya sea de pareja o empresarial, actúan los mismos personajes y es a esos a los que vamos a analizar un poco más:

Empresa (Él), cliente (ella), producto (amor/sexo)… Como ya sabemos todos, hay que estar bien atentos y pendientes de mantener viva esa relación porque si no llegará el temido momento de la ruptura o peor, que llegue un tercero (competencia) que haga que dicha unión se tambalee (mejoras de las condiciones del producto, mejora en el servicio, atención al cliente, rapidez en la solución de incidencias…).

marketing_for_beginners_lesson14_caligramma

A ese cese de la relación comercial vamos a llamarle ‘El abandono’ y vamos a analizar quién forma parte de este momentazo:

1. ‘El abandonador’ (palabreja inventada pero que viene muy al caso) (Cliente que se marcha a la competencia o deja de consumir tu producto).

Cuando ‘el abandonador’ toma esta decisión a menudo suele estar meditada, “llevo mucho tiempo dándole vueltas…” (la competencia me ofrece mejores condiciones). Aunque otras veces la decisión se toma a la ligera influenciada por algún factor externo, “me marcho a vivir a Laponia…” (ya no necesito dicho producto/servicio).

2: El abandonado (Empresa que pierde un cliente)

En este sentido es muy interesante y recomendable que el abandonado intente recopilar toda la información posible de por qué ha sucedido esto. Debemos aprender qué hemos hecho mal y dónde hemos fallado para que no vuelva a ocurrir.

Y no señores, aunque ya nos gustaría, una pareja (relación comercial) no es sólo cosa de dos (comprador/vendedor). También intervienen:

3. ‘Influenciadores’ (otra palabreja para el diccionario propio de ‘marketing for beginners’) (resto de departamentos, recomendaciones…): Amiga/os, madres/padres, sus hermanos, sus vecinos, sus compañeros de trabajo, sus compañeros del gimnasio… En cualquier relación (comercial también) no sólo tienes que tener en cuenta a tu cliente sino también a todos aquellos que le rodean. Tienes que caer simpático a todos. Sí, es un estrés, pero es lo que hay. Una palabra mal elegida o dicha más alta que otra a alguno de ellos y ya estás listo.

Y para terminar analizamos:

4. Las ‘excusitas’ (argumentos de abandono de la compra), anda que no nos resuenan veces en la cabeza, ¿eh? Éstas pueden ser:

Lógicas: “Me voy a vivir a Laponia” (¿no la habéis utilizado nunca? Probadlo ;P). Son todas aquellas que son difícilmente discutibles y razonablemente aceptables (mi bebé ya se ha hecho mayor así que ya no necesito comprar pañales).

Emocionales: “Se acabó el amor”. Son argumentos difíciles de contrarrestar con razones materiales.

Éstas últimas son ‘taaaan’ numerosas y ‘taaaan’ comunes… que lo mejor va a ser que analicemos en una futura entrada, porque con tanto abandono ¡ay!, cómo hemos aprendido todos a leer entre líneas, ¿eh? 😉

El ciclo de vida del producto o “venga, cuelga tú”

El ciclo de vida del producto se define como la evolución sufrida por las ventas de un producto/servicio determinado durante el tiempo que éste permanece en el mercado.

marketing_for_beginners_lesson_12

Esta vez, de nuevo, vamos a comparar el ciclo de vida del producto con las relaciones de pareja. Ambas suelen dividirse en cuatro fases o etapas:

1- Introducción:

En esta fase los niveles de ventas son escasos y no existe una gran aceptación del producto, con unos costes de promoción bastantes altos.

Os tropezasteis por casualidad en los pasillos de la facultad y algo os dijo que podríais hacer buena pareja juntos y no parásteis hasta que alguien os presentó.

2- Crecimiento:

Una vez que el mercado acepta el producto, las ventas crecen rápidamente. Los beneficios aumentan. Los costes de promoción bajan porque el producto ya es conocido.

Comenzó entonces la fase de los algodones de azúcar y las mariposas constantes en la barriga. “Cuelga tú. No, cuelga tú…” Os denominais el uno al otro como “mi cari”, comenzais a hablar en plural y ya no salís de casa uno sin el otro y, por supuesto, siempre vais cogidos de la mano. El destino os ha unido y conoceros es lo más bonito que os ha pasado nunca.

3- Madurez

Éste es el periodo más largo en el que el incremento de las ventas se estabiliza. El producto ya está establecido en el mercado.

Ya lleváis unos cuantos añitos juntos así que decidís dar el siguiente paso ‘lógico’, casaros. Ya estáis viviendo juntos, compartís la cuenta de ahorro y después de unas cuantas discusiones decidís con qué familia pasaréis las próximas tan entrañables navidades.

4- Declive.

En esta fase las ventas decaen. Los beneficios se reducen. Puede deberse a la pérdida de interés por parte del consumidor, por el aumento de la competencia o que ésta lo está haciendo mejor o quizás porque el producto se ha queda obsoleto.

Y llega el momento en el que discutís y os quejáis por todo. Comenzáis a ver arrugas, alopecia y barriguitas incipientes. Todos sus comentarios os parecen aburridos y fuera de lugar. Os hacéis los remolones todo lo que podéis y más con tal de llegar lo más tarde posible a casa.

grafico_evolucion_producto

Una vez alcanzada esta fase existen algunas opciones para intentar impulsar nuestro producto/servicio y lograr la remontada:

1 Eliminar el producto: Directamente pedís el divorcio por desavenencias irreconciliables.

2 Discontinuar gradualmente su producción: Os separáis pero organizáis ‘encuentros’ ocasionales para intentar llegar a alguna conclusión de cómo solucionar lo vuestro.

3 Revitalizarlo, a través de alguna modificación: Hay parejas y todos conocéis a alguna que encuentran en la idea de tener un hijo una forma de fortalecer la unión perdida. Aunque quizás algo menos arriesgada podría ser, por ejemplo, la opción de tomarse un mes de vacaciones e irse a una isla desierta de Balí a compartir descanso, paz y largos paseos por la playa. Alternativas en esto, como en la empresa, existen infinitas y de lo más dispares.

Conclusión:

Como los seres vivos, los productos nacen, crecen, se reproducen y mueren. Y ahí está la magia de los especialistas del marketing, ellos son un punto decisivo para impedir que se llegue nunca a esa fase de declive.

Te crees que sabes sobre el marketing y el sexo…

Como ya avisamos hoy toca examen. Así es que quitad los papeles de la mesa, cerrad las ventanas de ‘Marketing for beginners’ que tengáis abiertas y venga, tenéis tres minutos para contestar a todas las preguntas:

1- El chico que te mola es un deportista nato de estos que se levantan temprano los domingos para correr y hacer escalada, surfea en verano y esquía en invierno. Y tú andas de la puerta de tu casa al coche y te das muchas vueltas en el supermercado buscando el azúcar pero poco más. ¿Cómo harías para llamar su atención?

A- Directamente pasas y te buscas a otro un poquito menos activo.

B- Te vas al ‘Decathlon’, te compras todo el equipo, desde las zapatillas a las mallas, pasando por el relojito ese que mide los kilómetros recorridos. Le haces una foto a todo el pack, le pasas un filtro ‘vintage’ y la cuelgas en Facebook “Retomando el running después de mi lesión de la última maratón”

C- Comienzas por andar y en un par de semanas ya corres casi seis kilómetros.

2- Últimamente sientes como que la relación se está apagando con tu novio y decides ser sincera y contárselo, ¿qué medio escogerías para hacerlo?

A- Le escribes un escueto whatsapp “Lo dejamos, ¿no?”

B- Le envías un email y seguidamente un whatsapp para decirle que tiene un email.

C- Le envías un email contándole cómo te sientes y le propones formas de reavivar la llama.

lesson10_marketing_for_beginners

3- Recibes el domingo por la mañana una solicitud de amistad en Facebook de alguien con el que tuviste un algo anoche. ¿Qué haces?

A- No lo aceptas y envías un mensaje de vuelta al susodicho comentando que casi no usas Facebook.

B- Después de enviarle un mensaje diciéndole que no eres muy de Facebook lo aceptas a los tres días.

C- La aceptas casi de manera inmediata.

4- Estás harta tu novio y decides darle boleto. ¿Cómo se lo comunicas?

A- Lo eliminas de facebook y ya se terminará dando cuenta.

B- Se lo cuentas a una de sus amigas en plan confidencial y ésta se lo termina largando.

C- Quedas para un café y le cuentas la típica película, “que lo quieres un montón pero que no estáis en el mismo momento, que necesitas distanciarte, tiempo para pensar…”

5- Tienes una cita a ciegas con el compañero de trabajo de una de tus amigas el viernes. ¿Qué haces?

A- Lo ‘psicopateas’ en Facebook hasta que te enteras del número de ex que tiene.

B- Quedas con él así sin anestesia.

C- Te fías de lo que te ha contado tu amiga.

Respuestas:

Mayoría de A: NO APTO. Pero alma de cántaro, no has entendido nada de nada. La comunicación con tu público objetivo es defectuosa y escasa por no decir nula. Ignoras cuál es tu mercado ni quién es tu target. Abusas del retargeting y cambias el objetivo de tus acciones con demasiada frecuencia, por lo que estás desperdiciando tus esfuerzos que no son  muchos ni efectivos.

Mayoría de B: NECESITA MEJORAR. Tu conocimiento del mercado es bajo, no tienes una estrategia clara ni bien definida. Lanzas mensajes erróneos en tu publicidad trasladando información no verificada y sobresaturando los medios seleccionados. Tus prescriptores están trasladando un mensaje confuso.

Mayoría de C: PROGRESA ADECUADAMENTE. Vas por el buen camino, lo estás haciendo bien y los resultados si no se perciben ya, llegarán en corto/medio plazo. Tu imagen es buena. Haces uso de herramientas como el‘briefing’, el ‘brainstorming’ y la USP de manera precisa. Tu estrategia está pensada, estudiada con una correcta planificación y ‘timing’ lógico. Haces uso adecuado del mensaje publicitario consiguiendo un nivel de penetración y confianza alto.

Control de resultados o ‘en una relación con…’

Bueno, ¿qué? ¿Qué tal ha ido esa semana? ¿Ha sido ‘santa’? ¿Habéis hecho los deberes? ¿Cuántos habéis ‘ejecutado’?

Ésta es una de las partes más complicadas del marketing. La medición de resultados. Valorar con números si la inversión de tiempo, esfuerzo y dinero (ROI) (recordad que el marketing no es un gasto sino una inversión) nos han llevado a la consecución de los objetivos marcados.

lesson_9_marketing_for_beginners

Estos resultados pueden ser cuantitativos (todo lo que se pueda medir) o cualitativos (intangibles):

-Aumento de la bbdd: número de nuevos teléfonos que has recopilado para la ‘chorbiagenda’, número de nuevas solicitudes en Facebook, nuevas invitaciones a conectar aceptadas…

-Aumento de las ventas (‘ejecuciones’): Recordad que aquí no solo interesa la cantidad sino que muchas veces es más importante la calidad, ¿para qué quieres miles de chicas en tu Facebook que no hacen más que colgar fotos haciendo morritos agarraditas a sus novios?

-Aumento del grado de notoriedad o conocimiento: Quizás no hayas conseguido conquistar a la guapaza amiga de tu vecina que andaba de visita en el pueblo pero has despertado celos a ese último ligue que sí que te molaba (cliente de calidad), que pasó de ti y que casualmente estaba en el mismo bar. Desde que te vio esa noche ha vuelto de lo más interesada a la carga a base de whatsapps de buenos días.

Si algo no ha funcionado, quizás no sea porque el producto sea malo sino porque la estrategia o la forma de venderlo no ha sido la adecuada. Así que habrá que revisar todo el proceso, detectar dónde se ha fallado e intentar mejorar en ese punto. Por ejemplo:

-Hay que plantear objetivos realistas: Si tienes treinta y cinco tacos y has estado tirando a las de 23 seguramente no habrás conseguido nada.

Solución: Necesitas un retargeting.

-Mercado: No tiene sentido que te hayas cansado de ir a discotecas de música maquinera cuando el público que consume tu ‘producto’ frecuenta vinacotecas y espacios ‘chill out’.

Solución: Necesitas un reposicionamiento.

Y como ya hemos dicho otras veces, la cosa del cortejo se pone más fácil con el tema del marketing ‘on line’ y las redes sociales, porque todo se puede medir y te quedan unas gráficas de los más coloridas y molonas. Pero recuerda, cuidado con fliparse y dejar de lado el cortejo ‘tradicional’ (off line), que hables con alguien todos los días por whatsapp no es razón suficiente para cambiar tu status de ‘soltero’ a ‘en una relación’ en Facebook.